Educar en tiempos de crisis

Definitivamente que esto del COVID-19 llegó para cambiar nuestros estilos de vida. Cada gobierno se ha visto afectado según sus realidades. A nosotros aquí en Puerto Rico estamos aprendiendo a cambiar estructuras culturales. Jamás pensé que se me haría tan dificil no poder abrazar a un familiar o amigo. Siempre pensé que el saludo correcto y respetuoso era un fuerte apretón de manos. Siempre pensamos que las escuelas serían eternas y el sistema educativo de nuestro país tanto público como privado sería presencial. Las universidades eran las únicas con capacidad de versión remota o digital porque eran Universidades.

¿Han escuchado el cuento del pollito que decía: viene el lobo, viene el lobo; y nadie le hacía caso. Llegó un día el lobo y se los comió a todos? Pues algo así es lo que nos sucedió. Por muchos años se viene discutiendo la posibilidad de ofrecer cursos a distancia desde edad temprana. Se han discutido los beneficios de esta metodología, pero lo veíamos distante. ¡Sorpresa! Ahora es a trabajar remoto o estudiar remoto sí o sí.

Les hablo como madre de un niño de Kinder, no es nada cómodo estudiar remoto con el. A esa edad no comprenden mucho las situaciones que les rodean. Pueden entender que hay un virus muy fuerte a fuera de la casa y que se tienen que lavar las manos constantemente y aprender a cómo estornudar de forma correcta. Pero el hecho de estar en casa y tener que estudiar con mamá o papá vs jugar con mis juguetes o ver la TV es una emoción muy retante para ellos y para nosotros. Por tanto, este artículo va dirigido, desde mi experiencia como maestra y especialista en currículo y estratega organizacional, a ofrecerles consejos a ustedes padres en cómo llevar el proceso de aprendizaje de sus hijos en estos tiempos de crisis y así usted no termina en el manicomio.

Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Cómo establecer una rutina educativa en casa?

1.Primero que todo debemos aclarar que todo este proceso no necesariamente es homeschooling. A grandes razgos el homeschooling es cuando usted como padre selecciona el material curricular que le ofrecerá a su hijo y usted es quien escoge las experiencias de aprendizaje. Lo que está sucediendo actualmente es un estudio supervisado del material que los maestros están enviando a los chicos. Claro está, como padres queremos siempre lo mejor para nuestros hijo y añadimos experiencias de aprendizaje.

2. Planifique la semana y analice las tareas que le envían a su hijo y las tareas que usted tiene que realizar durante el día. Como mencioné, este proceso se parece más a un estudio supervisado, por tanto ni usted ni el niño tienen que estar 8 horas en las tareas académicas. El tiempo que les sugiero dedicarle al estudio son un máximo de 4 hrs con intervalos cortos de actividades y movimiento. El resto del tiempo es para SUS tareas como adulto trabajador. Planifique para que su hijo realice tareas de un máximo de 3 materias por día y si hay una destreza que necesite refuerzo esa se repite todos los días.

3. Mantenga la rutina habitual de sus hijo cuando estaba en la escuela. Es decir, la rutina para dormir se mantiene igual (esto es sagrado), despierte al niño más o menos a la misma hora (si se despertaba a las 6am, puede ser flexible y que se despierte a las 6:45). Los periodos de meriendas y almuerzo, intente en lo posible, que sean a las misma hora que en la escuela. Durante el tiempo de estudio, usted es maestra mamá, maestro papá o algún nombre que escojan. Esto es para mantener la estructura mental del niño respecto a quién lleva el control del tiempo y tareas. Esto para evitar el viejo dicho: mono sabe palo que trepa.

4. Integre la música en este proceso. Tenga a la mano alguna canción o instrumento que le indique a su hijo que es hora de empezar la escuela de mamá (como le dice mi hijo), reconocer los cambios de actividades etc.

5. Utilice su entorno a su favor. Con esto me refiero que use la tecnología, el patio o el cuarto de dormir/juego. Aproveche los tiempos de recreo para que el niño libere energía y usted descanse o realice una tarea suya. Hace poco, gracias a unas caricaturas, descubrí la hora del silencio. Durante una hora el niño no puede ver TV ni hacer ruidos en la casa. Solo puede jugar o realizar una actividad tranquila en silencio. Los resultados la mayoría de las veces es que se queda dormido y aprovechamos ese tiempo para hacer nuestras tareas de adulto trabajador.

6. Mantenga comunicación con las maestras de sus hijos y en lo posible con los compañeros de clase. El distanciamiento social es algo contra natura en nuestra cultura y como seres sociales. Necesitamos de ese contacto humano para poder vivir en sociedad. Por tanto, en la medida que le sea posible planifique video conferencias entre los compañeros de clase de su hijo y entre los padres para que juntos se apoyen. Sobre todo, mantenga comunicación con los maestros para alcarar cualquier duda sobre el material.

Hoy día tenemos grandes herramientas a nuestro alcance para hacer entretenida la educación de nuestros hijos. Se que esta pandemia pronto se irá, habremos modificados nuestros hábitos de vida, pero no nos va a derrotar. Ustedes padres no están solos y están haciendo una gran labor.

Para cualquier duda, aquí en educaespaciopr estamos para ayudarles.

Con amor,

Mrs. Carolina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.